Considero mi cocina de producto y temporada, respetando la historia y cultura gastronómica de este maravilloso lugar.

David Agüero

David Agüero

Apasionado por la cocina desde bien pequeño, mis primero pasos los di viendo a mi abuela y mi madre cocinar en casa. Sentía muchísima curiosidad por saber qué hacían. Cuando todos los niños de mi edad estaban jugando en la calle, a mí lo único que me llamaba era estar en la cocina con mi abuela, descendiente de italianos. Tenía un recetario muy particular que me marco desde bien niño.

Mi gran inspiración era mi hermano mayor. Fue él quien me introdujo en una cocina profesional por primera vez. Era en el 2002 cuando me di cuenta que era esto lo que iba a hacer toda mi vida. A finales del 2002 viajo a la Patagonia, exactamente a San Carlos de Bariloche a vivir una temporada. Estudié en la escuela de hostelería y gastronomía de esa localidad e hice prácticas durante 2 años en restaurantes de la zona y posteriormente trabajé en uno de ellos.

¡ Pim pum pan! Las vueltas que da la vida y conozco a la que hoy en día es mi mujer. Así que en 2005 aterrizo en Barajas con destino a Donosti. Aquí alucino con la cultura gastronómica, comienzo a trabajar en el restaurante Bera Bera de Aiete con Juan Mari Humada primero y posteriormente con su hijo Sergio. Ahí es donde conozco a Iñigo Peña, y en 2007 comienzo con él en el barrio de Gros, a trabajar en el Narru. He crecido y me he formado junto a él durante todos estos años, siendo su segundo de a bordo, en el exitoso Narru.

Hasta hoy en día, que surge la oportunidad de comenzar mi propio viaje al mando de la nave en el Biarritz. 
Considero mi cocina de producto y temporada, respetando la historia y cultura gastronómica de este maravilloso lugar y dándole un toque de mi propia cosecha, aplicando técnicas de vanguardia.

El éxito del Restaurante Biarritz no sería posible sin el trabajo y dedicación de un gran equipo